JaJl's avatar

JaJl

  • Florida-United States
  • Joined May 31, 2018
  • 18 / M

Princess Tutu

Aug 14, 2019

Hal Film Makers es ese estudio que sólo recuerdas por ARIA y ARIA, quizás Dokuro-Chan sea una de las excepciones aunque a estas alturas de la vida nadie da un carajo por esas OVAs. Lo interesante del caso es la existencia de un anime que si lo ves a primera vista, no causará gran impacto en el espectador, el estilo visual caricaturesco te hará pensar en un kodomo bonito para que las niñas se diviertan. Lo peculiar ocurre cuando te das cuenta que terminaste la serie y terminas con la cara de “qué carajos acabo de ver”.

Princess Tutu es un Magical Girl poco convencional, no es sobre salvar el mundo o algo escandaloso por el estilo. Es una especie de deconstrucción poco ortodoxa de estas series. En general, cuando se escucha la expresión“decontrucción deMagical Girls”, se piensa en Madoka Magica, esa serie de mierda que hablé en el pasado (ve mi video, puto) y que es la fundadora de uno de los subgeneros de mayor éxito del anime, las chicas magicas edgy, un genero peor que la misma Madoka. Dejenme decirles que Princess Tutu, a mi gusto, no bebe de esa escuela o usa alguno de sus trucos para desarrollarse.

La historia va sobre un cuento creado por un hombre llamado “Drosselmayer”, quien falleció antes de terminarlo. Todo se desarrolla entorno a esa obra inconclusa, Se supone que va acerca de un principe que tenía la intención de derrotar a un rey cuervo, en el proceso, pierde su corazón, partiendose en pedazos que son dispersados a lo largo del pueblo donde habitan. Entonces es introducida la Princesa Tutu, una bailarina magica que deberá  recuperar los fragmentos para que el principe vuelva a la normalidad, quien en realidad es una chica llamada Ahiru, quien era un pato.

El punto de todo lo que he dicho es respecto a la voluntad de los personajes y el destino sembrado por Drosselmayer en vida. Al ser, valga la redundancia, personajes en un cuento, se verán guiados por la manera en que la historia fue escrita. Aquí es donde entra lo interesante, por lo inconcluso de muchas partes en la historia, la misma puede ir variando las posibilidades de los eventos en momentos puntuales, o ser re-escrita. La obra estaba destinada a ser una tragedia donde el cast terminaba de la peor forma posible, al saber este hecho, los personajes interarán sellar el cruel destino impuesto por una fuerza superior.

He ahí la genialidad que posee el guión, es capaz de impresionarte y subvertir tus expectativas en relación a sus personajes, como evolucionan sus interacciones o como terminarán. El tono inicial es infantil, un poco más serio que tu show de niños promedio sin más. El cambio es lo que de verdad te deja con asombro,  conforme avanza el cuento y los personajes se acercan a la recta final, sus formas estereotípicas de un inico cambían por completo, quiero decir, no quieren ese destino terrible que les depara, es suficiente para unirse en busca de un final feliz. La tragedia se fortalece gracias a que los personajes se dan cuentan con el tiempo que es imposible cambiar la predetinación, excepto las secciones no terminadas, un halo de esperanza en su odisea de superar las adversidades. Quiero decir, si descubres que estás destinado a morir, te desesperarías y buscarías una forma de salvarte. En otras palabras, es el equivalente a una maldición en la que el cuatreto protagonista se ha visto implicado en el que caen en depresión, angustia, odio y temor.

Ahiru tiene el peor final, destinada a volver a ser un pato olvidado. Ella tiene la opción de retrasar o avanzar su destino, lo que le trae dudas sobre lo que le puede pasar, si ayudar a Mytho, a Rue que se volvió su enemiga, dejar que esos dos se las arreglen solos y seguir siendo la princesa tutu. Su personalidad es amigable e inocente, por ende, intetará buscar un final feliz para todos. Durante el transcurso del viaje, con todas esas dudas, la maldición que padece, tener que ocultar su verdadera forma y un largo número de problemas, generan depresión, tristeza y el sentimiento de abandono en ella, sin perder esas ansias de salvar a cada uno de sus amigos.

El personaje central es Mytho, quien cumple el rol del principe que pelea contra el Rey Cuervo. Es un personaje que he visto, disguta a la matoria de la audiencia, es distante e inanimado, es imposible empatizar con su tragedia, según sueltan las malas lenguas. A lo que respondo, estoy en total desacuerdo. Su forma de ser está justificada por no tener emociones en un sentido extricto, sumado al cuidado compulsivo que ejerce Fakir. Es justificable, por otro lado, su personalidad conforme avanzan los hechos se vuelve más humana al ir recuperando los fragmentos de su corazón. Ademas, no es un mero vehiculo argumental para que la trama exista, tiene presencia en el show y un arco de desarrollo en el que se ve envuelto por la maldad que lo invade al ser contaminado por el cuervo, quien se vuelve inestable, física y psicológicamente.

Fakir es quien me dejó mayor impresión. Empieza como un amargado y celoso cuidador de Mytho, quien despreciaba a Ahiru, quien la consideraba un estorbo. En su interacción con ella en forma de princesa tutu o como estudiante de la academia de Ballet, su percepción cambia para bien, ambos tienen un mismo objetivo, ayudar a Mytho. Esa actitud sobreprotectora a Mytho se pone en duda conforme se profundiza en él y las oscuras y devastadoras razones por las que lo cuida, sin hablar que desarrolla una amistad enorme con Ahiru, el joven distante y agresivo de un inicio cambia en todo sentido de manera paulatina.

Rue es la villana de la serie, al ser la hija de El Rey Cuervo, pero su situación es tan trágica que es difícil que caiga mal. No es que ella quiera ser villana, es manipulada para que se enfrente con gente que ni quiere luchar contra ella, por el contrario, su enemistad con Ahiru es triste, la última nombrada quiere ser amiga suya. Por otra parte, su forma malevola evoluciona a depresiva al descubrir las raices de su pasado, cayendo en la peor de las depresiones y lamentos. Para empezar como una amiga extraña que evoluciona a enemiga máxima que desea hacer daño a los demas y termina en una joven enloquecida por el arrepentimiento, que lo dicho se sienta tan logrado, ufff.

Hay otros personajes de menor peso que no tienen mucho peso a decir verdad, y no tengo un gran inconveniente con ello, sólo los principales importan, más cuando de por sí todo es un cuento de hadas, siendo lo secundario mera ambientación o cosas por el estilo.

El ritmo es lo que sentencia en cierta medida a que sea poco conocida y que su mirada sea un tanto complicada. Es una serie lenta, eso no tiene por que ser un aspecto negativo de por sí, pero el gancho de interés es el desarrollo, por eso es complicado sentirse sumergido desde el minuto uno y toma su tiempo para que empatices con los personajes o mantenga la emoción. Ya para la segunda mitad, el ritmo lento es llevadero y bienvenido por lo que ha transcurrido.

Por nitpickear nimiedades, no me gustan los chistes de desnudos que hay en ocasiones, son jovenes entre trece y quince. Por suerte, no ocurren muy seguido.

Los duelos en la serie no son intercambios de golpes, son literales bailes de Ballet, los cuales generan poderes al parecer. Contra lo absurdo que suena, no, no es una pendejada. De verdad los personajes pueden perder mucho cuando no ganan en esos bailes. Los valores de producción ayudan a ese sentimiento, la banda sonora está compuesta por musica de Tchaikovsky principalmente de su obra “El Cascanueces” para hacer un paralelismo con el cuento, y en menor medida otros grandes como Satie o Rakhmaninov u otras composiciones originales, que más puedes pedir. La música va acorde con cada situación, es de las mejores bandas sonoras que haya escuchado.

Respecto a la animación, está bien, no es muy fluida pero es compensado con la creatividad visual y la ilustración. Los colores son opacos y variados, me gusta que no hayan colores chillones ni mucho menos. Los escenarios son acordes, todo es muy rural y con aura de antaño que ayuda a pensar que estás viendo un cuento clásico, que se supone, eso es. Los diseños son extravagantes, no son moe ni mucho menos, son parecido a un Cartoon occidental, lo que conlleva una mayor expresividad en contraste del anime promedio, son estilizados, esbeltos y creativos, por otra parte, van con las personalidades de los personajes, ya saben, colores, ropas, etc. Ves a Ahiru con esos colores amarillos, naranjas y esa ropa y peinado un poco infantil y piensas en una chica inocente. Lo peor del apartado audiovisual es el reciclaje, se repiten varias secuencias de transformaciones o movimientos durante los bailes, tuvo un presupuesto limitado, así que de seguro ahorraron costos con esta acción, entendible per un error grave al centrarse de lleno en el Ballet.

Para terminar, el final es uno de los más devastadores para muchos, sólo si lo piensas en cierta perspectiva, yo lo veo agridulce, porque aunque parte de la maldición se produce, los personajes al menos terminaron bien, aparte de mejorar como personas. Lo que desagradaría es su cierre un poco abrupto, un poco más de tiempo para mostrar las relaciones entre los personajes hubiese sido lo necesario, en especial porque Ahiru quería ser la novia de Mytho, por lo que mostrar como sería su relación con él, y más importante, con Fakir, quien parece tener tanto afecto por ella, era necesario para terminar su arco y el de los demás. Se siente un poco dejado al aire, pero es una buena conclusión de todas formas.

Es una serie muy bella y artística, un gran homenaje al arte de la danza y la música, un drama poderoso y trágico, con un cast redondo con los que es facil conectar. Es sin lugar a dudas, la mejor obra de Magical Girls que he visto.

8/10 story
7/10 animation
10/10 sound
9/10 characters
8.5/10 overall
0 this review is Funny Helpful

You must be logged in to leave comments. Login or sign up today!

There are no comments - leave one to be the first!